Usos de la salsa de soja

Trucos

La salsa de soja es uno de los condimentos más antiguos del mundo y tiene su origen en China. Su sabor es salado, pero con un toque dulce. La receta tradicional fermenta granos de soja y trigo tostado, agua y sal durante varios meses. Actualmente, existe una variedad moderna, la salsa de soja química, que se elabora artificialmente mediante la hidrólisis de harina de soja, un proceso más rápido y barato. Te recomendamos que utilices sólo la sala de soja elaborada mediante fermentación natural, porque es más sana y sabrosa.

La salsa de soja tradicional es también rica en antioxidantes, no contiene grasas y proporciona proteínas y carbohidratos.

Sushi con sojaHay muchos tipos de salsa de soja, que varían en función de las proporciones de sus ingredientes. Las más comunes son:

  • Koikuchi. Es una de las más utilizadas, tiene un sabor fuerte y color oscuro. Mejor tomar en crudo.
  • Usukuchi. Es más clara y de sabor más suave. Por ello, se utiliza para condimentar platos de pescado, verdura o sopas.
  • Tamari. Algunas variedades excluyen el trigo y puede ser utilizada por personas celíacas. Su color es más oscuro y su sabor más intenso.
  • Shiro. Contiene mucho trigo y poca soja, siendo su color claro y su sabor dulce.
  • Saishikomi. Esta variedad se fermenta dos veces, por lo que es más espesa y de sabor más fuerte.

 

La salsa de soja se puede consumir en crudo para potenciar el sabor del sushi, verduras a la plancha, ensaladas, etc. Pero también se puede cocinar y dar un toque especial a platos como wok de verduras, arroz, sopas, carnes y pescados, etc.

 

Debes tener en cuenta que…

  • Es un condimento salado, así que ten cuidado a la hora echar sal al plato. Por el mismo motivo, no está recomendado para personas hipertensas.
  • Su sabor es fuerte, echa un poco y luego prueba.
  • Cuando vayas a cocinar la salsa, ten mucho cuidado porque se evapora pronto y puede quemarse en el fondo.